Trayendo el Génesis a nuestro Evangelismo

by | Mar 23, 2021

Hace años, alguien me envió un video del conocido ateo Penn Jillette, en el que se veía arrojado a lo que claramente era un dilema intelectual frustrante. Se maravilló de que alguien pudiera creer las tontas historias del libro de Génesis. En particular, se maravilló de que personas inteligentes con las que era amigo aceptaran la tonta historia del arca de Noé y el diluvio del Génesis.

Vi algunos otros videos hechos por él, y era evidente que, aunque él mismo era inteligente (y agradable), odiaba a Dios con pasión. Penn es un ateo que es tan firme en sus creencias que tacha “En Dios confiamos” de cada billete de un dólar que pasa por su camino. Incluso se tomó la molestia de hacer videos sobre la Biblia. En uno, tergiversó un versículo y afirmó que decía algo que no decía, y luego mostró su desdén pateando la Biblia y arrojando otras copias de las Escrituras sobre su hombro. Tenía preguntas, pero era evidente que no buscaba respuestas con humildad.

Y así, este despreciador popular del cristianismo se quedó maravillado acerca de por qué la gente inteligente creía las historias “tontas” del libro de Génesis.

Esta maravilla de los “despreciadores” se aborda en las Escrituras. Cuando Pablo predicó el evangelio en Antioquía, dijo, citando a los profetas:

“‘He aquí, despreciadores,
¡Maravíllate y muere!
Porque hago una obra en tus días,
Una obra en la que no creerás,
Aunque uno te lo declare
(Hechos 13:41).

Note que las Escrituras dicen que los despreciadores “de ninguna manera creerán” lo que Dios ha hecho, incluso si se les ha declarado.

Los orgullosos a menudo se sienten ofendidos por la palabra “creer”. Creen que la fe está intelectualmente por debajo de ellos, a pesar de que todas las relaciones humanas saludables, los negocios y las alianzas políticas entre naciones descansan sobre la base de la fe. Si no hay confianza, no hay relación. Si no te creo, significa que creo que eres un mentiroso.

La “obra” de Dios a la que se refiere es que Él ha “escogido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios” (1 Corintios 1:27). Deliberadamente colocó incidentes en Su Palabra que son una ofensa para la mente orgullosa.

¿Quién en su sano juicio sería tan infantil como para creer que Noé construyó una gran arca, y que todos esos animales vinieron de dos en dos? Cualquiera con alguna dignidad intelectual, con algún orgullo de corazón, nunca se rebajaría a creer una tontería tan infantil.

Tal es la multiforme sabiduría de Dios. Ha elegido lo necio para confundir a los sabios.

Jesús advirtió que debemos agacharnos para entrar en el reino de Dios. Para ser salvados de la muerte y de un infierno muy real, debemos convertirnos en niños pequeños y simplemente creer en el evangelio, por ofensivo que pueda ser para el ego humano (Mateo 18: 3).

Como en los días de Noé, los que no creen quedan excluidos del reino de Dios. Aquellos que rehúsan creer quedarán maravillados y perecerán en sus pecados. La ironía es que el libro de Génesis es una mina de oro para el escrutinio intelectual. Si alguien con un corazón humilde estudia el caso del diluvio de Noé, encontrará grandes evidencias de su credibilidad.

El problema es que los orgullosos atacan Génesis con un ejército de hombres de paja. Si uno se derrumba, tienen una multitud de otros alineados para la batalla. Continúan la lucha porque no buscan la verdad, sino que intentan justificar su propio amor por el pecado. Los hombres todavía aman las tinieblas más que la luz (Juan 3:19).

Entonces, cuando pesco hombres, busco a los que son humildes. Pruebo las aguas con tres preguntas. La primera es: “¿Crees que hay una vida después de la muerte?” La segunda es: “¿Crees que eres una buena persona?” y el tercero es: “¿Tienes miedo de morir?”

La forma en que responden esas preguntas me permite saber si son humildes u orgullosos. Y luego me adapto en consecuencia. Dios resiste a los orgullosos, pero da gracia a los humildes (1 Pedro 5: 5), así que yo hago lo mismo. A los orgullosos se les da la Ley y a los humildes el evangelio. Estos últimos son aquellos que escucharán cómo Génesis aborda de manera única las grandes preguntas sobre nuestros orígenes. Escucharán cómo nos habla de nuestro propósito, la realidad del mal, la causa del sufrimiento y la enfermedad humanos, la razón de la muerte e incluso la promesa de vida que se encuentra solo en Jesucristo.

Compartir