Yo No Tengo Talento

by | Apr 13, 2021

A menudo me he lamentado, al igual que quienes me rodean, de que no puedo cantar muy bien.

Pero al mismo tiempo doy gracias a Dios porque no me dieron talento. Podría haberme convertido en un cantante de gran éxito, como una estrella muy talentosa que terminó con tres divorcios, en bancarrota y un grave problema de drogas, diciendo como sus últimas palabras: “He perdido tanto tiempo”.

Cuando miro hacia atrás en mi juventud, no tenía talento, no era bueno en los deportes, no era particularmente popular, carecía de confianza personal y estaba apenas por encima del promedio académico.

Entonces, cuando vine a Dios a la edad de veintidós años, no pude ofrecerle la habilidad de dirigir la adoración, cantar o predicar. Pero había una cosa que tenía: mi nada.

Cualquiera que pueda cantar y bailar puede hacer esas cosas solo porque Dios le dio el talento para hacerlo. Las Escrituras hacen la pregunta retórica: “¿Qué tienes que no recibiste?” (1 Corintios 4: 7).

Pero si tú y yo no tenemos talento, ¿qué podemos hacer? Si todo lo que tengo ha venido de Dios, ¿qué puedo hacer yo que lo complazca? Sin duda, el Dios Todopoderoso está más allá de ser impresionado por nada.

Piense en un niño pequeño que quiere impresionar a su padre. Sabe que cuando su padre llega a casa después de un duro día de trabajo, toma el iPad y se sienta en su silla favorita. Entonces el niño le trae su tableta, y eso agrada a su padre.

Hay algo que impresiona a Dios y no se necesita ningún talento. Es fe. La Biblia nos dice que, en una ocasión, la fe de un hombre hizo que Jesús “se maravillara” (Lucas 7: 9).

¿Qué quiere nuestro Padre? Quiere que nos acerquemos a los que no son salvos. Es su voluntad que nadie perezca (2 Pedro 3: 9). Incluso nos ordenó predicar el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15). El evangelismo es la “tabla” de Dios.

Si quieres agradar a tu Padre, da un paso de fe con el evangelio. Sal del bote y camina sobre el agua. ¿Te asusta ese pensamiento? Hazlo de todos modos. Si comienzas a hundirte, puedes estar seguro de que Jesús te tomará de la mano y te levantará (Mateo 14: 29–31).

Suplica a Dios que profundice tu amor. El amor ignorará el miedo; pensará en los demás en lugar de en sí mismo. La gente se va al infierno y el amor debe advertirles. Podrías empezar a hacer eso repartiendo tratados del evangelio. Háazlo un hábito de por vida.

Y cuando un día pongas tu cabeza sin talento en tu lecho de muerte, mirarás atrás y dirás: “Aunque me faltó talento, he servido fielmente a mi Padre toda mi vida y Él nunca me ha defraudado”. No habrás perdido ni un momento de tu tiempo, y dirás en tu corazón: “Preferiría ser portero en la casa del Señor y llevar a los pecadores al Reino, que tener el talento del más grande de los pintores, la voz del más dulce de los cantantes, y la riqueza de todos los multimillonarios del mundo combinados”.

Compartir